viernes, 16 de julio de 2010

† MACKERRAS


Mackerras

Sir Charles Mackerras
(1925-2010)


Ayer falleció en Londres, con 85 años y víctima del cáncer, el gran director australiano Sir Charles Mackerras, cuya batuta nos deja un legado extraordinario. Todo un campeón de la música checa en general y de Janácek en particular, sus incursiones se extendieron a un amplio territorio en el cual Mozart brilló con peculiar esplendor. A este querido músico vaya el homenaje de este blog.

Una de las grabaciones referenciales de Mackerras fue El Mesías, de Händel, en el arreglo hecho por Mozart tres años antes de morir, para los círculos vieneses que por esos días redescubrían los oratorios del genio barroco. Mozart, admirador de Händel, fue muy respetuoso con las intenciones del compositor; no obstante, sus retoques a la instrumentación evidencian la maestría que había alcanzado el salzburgués, haciendo recordar el mundo tímbrico de Die Zauberflöte, sobre todo en el manejo de los vientos de bronce y madera.

HÄNDEL/MOZART: DER MESSIAS
Charles Mackerras, 1974


6 comentarios:

leiter dijo...

Descanse en paz. La desaparición de cualquier maestro, con independencia de gustos, es siempre un motivo de dolor. Y más cuando el horizonte venidero no parece estar despejado de interrogantes nubarrones.

Me uno humildemente a tu homenaje

K. dijo...

Vaya por Dios, había comprado una entrada para oír Dvorák dirigido por él en Berlín, en octubre, y ahora con esta notícia funesta. Una gran pérdida.

Quinøff dijo...

Y antes le habías oído dirigir en vivo, K? Debió ser una experiencia contundente!

K. dijo...

No, esta tenía que ser mi primera vez, Joaquín. Mi gozo en un pozo. Nadie se había preocupado en el mundo más que él por conocer, entender y amar la música checa. Terrible. Veremos ahora quién le substituye en el concierto de Berlín.

K. dijo...

Le substituirá Tomáš Netopil, según acabo de ver. Un checo, muy bien. Pero nunca podrá ser lo mismo.

Quinøff dijo...

Es justo que no sea lo mismo, creo yo. Los artistas como Mackerras saben ser dueños únicos de su propia grandeza. Por eso lamentamos más su partida, porque son inimitables. La música checa pierde a un gran enamorado.

Gracias por tus comentarios, K.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo Ir arriba