sábado, 20 de febrero de 2010

NINA SIMONE



Si hay voces que glorifican a una raza, sin duda la de Nina Simone (1933–2003) merece contarse entre ellas. En su registro oscuro de contralto se dieron cita casi todas las emociones, conjuradas por esa mujer a la que llamaron “Suma Sacerdotisa del Soul”. Una voz con desgarro, áspera, intensa, de característico vibrato y arrebatadora capacidad interpretativa. Nadie me acercó mejor a ella que la breve reseña de un amigo inglés: “Nina Simone tiene una voz incluso fea si la comparas con Ella Fitzgerald; incluso puede sonarte masculina. Pero nadie transmite las emociones como ella. Es la mejor intérprete”. A las declaraciones de un fan siempre hay que descontarles un poco, pero este amigo mío no anda perdido. Si Ella Fitzgerald es la perfección “olímpica”, Nina Simone es la perfección “cruda”, palpitante y cercana. Si Fitzgerald es mármol, Simone es arcilla. Tierra. Como todos nosotros. Ese es, creo, el gran secreto de su extraña magia.

Escribí “glorificar a una raza”. Eunice Kathleen Waymon —su verdadero nombre— comenzó precozmente su carrera musical cantando en una iglesia y aprendiendo el piano cuando sólo contaba cuatro años. A los diez debutó en un recital, pero sus padres fueron removidos de sus asientos en la primera fila por ser negros, instalando en su reemplazo a dos pálidos desconocidos. Ese momento hizo despertar en la pequeña a una luchadora. Insistió en sus estudios. Al fin, su enorme habilidad pianística la hizo aspirar a ser la primera concertista negra de los EE.UU., pero los tropiezos se multiplicaron hasta desbaratar ese sueño.

La vida, sin embargo, da giros inesperados. En 1954 comenzó a trabajar en un bar irlandés de Atlantic City, y el dueño le exigió cantar además de tocar el piano. Así nació, sin más preámbulos, una de las voces femeninas más importantes del siglo XX, que poco tardó en crear su seudónimo. Ese con el que pasó a la Historia.
Hoy les comparto un disco donde se reúnen 21 temas bajo el título “The Very Best of Nina Simone”. Disfrútenlo en dos formatos de audio, según les parezca mejor:

MP3 (VBR, 44 kHz, rar 145 MB) [AQUÍ]



5 comentarios:

Elgatosierra dijo...

A propósito de estas grandes voces femeninas, posiblemente mientras Ella Fitzgerald fuera la versión más apolínea y Nina Simone la más dionisiaca, justo entre ambas podría estar otra de las grandes, y también junto a éstas otra de mis preferidas, Mahalia Jackson.
Muchas gracias por el regalo QUINOFF.
Elgatosierra

Anónimo dijo...

PUES SU VOZ NO ES FEA, ES ASPERA, ADEMAS NO ME SUENA MASCULINA ESO SERÍA SEXISTA, DIGO LOS HOMBRES DE ESA TESITURA CONTRATENOR O TENOR LIGERO CANTAN ANIÑADO PERO MASCULINO Y LAS MUJERES CONTRALTO PROFUNDA CANTAN TOSCO, MUY GRAVE PERO SE OYE FEMENINO, Y DIO ELLA GLORIFICA ESE BRAZO FUERTE Y FEMENINO COMO LOS TENORES RINDEN CULTO A ESA SENSIBILIDAD MASCULINO, TODO ESTO QUE DIGO ES UN ANTI-ESTEREOTIPO.

quinoff dijo...

Su voz es áspera, gracias, estamos de acuerdo. Lo de "fea" es la cita de mi amigo, cuyas palabras luego trato de explicar mejor. Creo que estamos ante una de las mejores "voces negras" del siglo XX en el ámbito del soul, jazz, etc.

paveldemian dijo...

Podrías volver a subir los links, ya que es un excelente aporte... Muchas gracias...

q u i n ø f f dijo...

Gracias paveldemian, prometo verificarlo a la brevedad. Mantente atento, por favor.
Saludos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo Ir arriba