sábado, 6 de febrero de 2010

LA ORQUESTA FESTIVAL DE BUDAPEST / KOSSUTH

Concierto inaugural de la Orquesta Festival de Budapest

No creo estar muy perdido si considero a la Orquesta del Festival de Budapest una de las mejores formaciones de Europa. Fundada en 1983 por Iván Fischer y Zoltán Kocsis, la orquesta tenía el propósito de reunir a virtuosos solistas y dar unos pocos conciertos cada temporada. El éxito obtenido cambió los planes, y la que fuera concebida como agrupación temporal se transformó en estable, amplió su agenda de conciertos e inició giras más allá de las fronteras húngaras, generando además una considerable nómina de grabaciones referenciales. Fischer y Kocsis contaban con una ventaja: la impecable calidad de los músicos formados en el Conservatorio Franz Liszt. Que era una orquesta de virtuosos fue un hecho establecido el día mismo de su primer concierto... acontecimiento que por fortuna ha quedado registrado. Ocurrió el 26 de diciembre de 1983, y arriba podemos revisar algunas escenas de aquella ocasión, con fragmentos de Glinka, Brahms y Johann Strauss. La orquesta ya tenía entonces lo que un crítico definió así: “un sonido centroeuropeo propio, de cuerda delgada, madera oscura y metal seco”. Es notable el fervor del público, la eléctrica dirección de Fischer y la jocosa aparición de Kocsis.

¿Se imaginan que se hubiera podido grabar también el primer concierto de la Filarmónica de Viena, recién fundada por Otto Nicolai en 1842? Bueno, me asalta una sensación parecida cuando repaso el video. Del trasfondo político (que lo hay) ya habrá ocasión de hablar; por ahora, allí está el nacimiento de una gran orquesta.

* * *
Como dije, las grabaciones del equipo Fischer-OFB han cosechado amplios elogios merced a sus méritos musicales. La obra de Béla Bartók constituye una de sus mejores bazas: la revista Grammophone aplaudió el álbum de 1999 con música orquestal bartokiana cuyo repertorio casi imita la “arquitectura de arco” tan amada por el compositor, pues figuran tanto la última obra orquestal que logró terminar, el Concierto para Orquesta, como también la primera de todas ellas, Kossuth, poema sinfónico a gran orquesta mediante el cual un joven de 22 años estrenaba su propia voz, todavía influido por Richard Strauss, Ernő Dohnányi y otros grandes contemporáneos. Esa es la obra que les comparto hoy. PINCHAR EN LA IMAGEN DEL DISCO

1 comentario:

Elgatosierra dijo...

Este “Kossuth” de Bartók es un bonito y colorido poema sinfónico, y es una pena que no se interprete más.
Claro está que en ámbito de los poemas sinfónicos y las músicas programáticas la competencia es terrible (Liszt, Smetana, Mussorgsky, Rimsky-Kórsakov, Richard Strauss…), y puestos a elegir los directores suelen inclinarse por estos últimos.
La versión es maravillosa, y no creo que se pueda mejorar.
Muchas gracias QUINOFF.
Salud, paz y sonrisas.
Elgatosierra

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo Ir arriba