lunes, 8 de febrero de 2010

MÚSORGSKY: MISA DE SAN NICOLÁS


cover
El gran Mússorgsky murió dejando un océano revuelto de papeles emborronados con genialidades. A excepción de la suite Cuadros de una Exposición, de la ópera Boris Godunov y de unas pocas piezas más, el legado del compositor se compone de fragmentos más o menos desarrollados y tentativas abandonadas a mitad de camino. Serán otros músicos, empezando por sus amigos cercanos, quienes organizarán después esa obra dispersa y llevarán a término los grandes proyectos encallados.

modest mussorgskyEsta fue la materia prima sobre la que trabajó el inglés Philip Lane (1950–), hábil compositor que ha forjado una carrera paralela reconstruyendo bandas sonoras perdidas, en especial las de Richard Addinsell (“Goodbye, Mr. Chips”, por ejemplo). Lane tomó fragmentos mussorgskianos pensados para Salammbô, La Leyenda de Edipo o La Derrota de Senaquerib y en 1990 los adaptó al rito latino en esta peculiar Missa Sancti Nicolai; santo que es el más honrado por la Iglesia Ortodoxa Rusa, en lo cual supongo un guiño a la fe original de Mússorgsky. La obra es, pues, artificial... aunque también artificiosa: hecha con arte y habilidad. El libreto que acompaña la grabación es honesto: “Aunque Mussorgsky no sea el autor directo de esta misa, no hay motivo para ofenderse. La música y los temas provienen de su pluma... ¡y qué pluma!”.


“Sanctus” de la Misa de San Nicolás (Mussorgsky-Lane)

El otro personaje de esta entrega es el compositor polaco-bielorruso Stanisław Moniuszko (1819-1872), considerado el fundador de la ópera nacional polaca. La mayor parte de su obra se inspira en el folklore de su tierra natal y en poetas como Mickiewicz, Kraszewski u Odyniec. Las Litanie Ostrobramskie (Letanías de Ostra Brama) consisten en cuatro himnos dedicados al ícono mariano que, bajo el título de Madre de Misericordia, es venerado en la Catedral de Ostra Brama en Vilnius, capital de Lituania, donde Moniuszko fue director coral. Las cuatro letanías nacieron en años distintos. La primera es de 1843 y tiene reminiscencias de Haydn (cuyo oratorio “La Creación” estrenara Moniuszko en Lituania). Esta Primera Letanía es la que figura en el disco.

Moniuszko, exitoso operista como Rossini, hacía lo posible para evitar que su música religiosa “se encaminara al teatro”, conservando en ella un fuerte y claro sentido devocional. Lo cual habla bien de su lucidez estilística.

Disfruten la Misa de San Nicolás en su primera grabación mundial y la Primera Letanía a la Virgen de Ostra Brama en versión del Coro Franco-Alemán de París y el Coro Interuniversitario de Varsovia, junto a la Orquesta Sinfónica de Brocéliande, dirigidos por Janus Wojciechowski, ABAJO.

6 comentarios:

Keith Parry dijo...

Thank you very much for this. It was new for me - but beautiful music.
KeithP

Quinøff dijo...

I'm glad that this music has been a discovery for you Thanks for your visit and be welcome!

Elgatosierra dijo...

Bonito disco en la tradición de la preciosa música coral eslava.
Muchas gracias por el regalo QUINOFF.
Hi Keith!
Salud, paz y sonrisas.
Elgatosierra

Julio Salvador dijo...

Querido Quinoff, precioso regalo. Lo escucharé con mucho cariño.
Saludos Keith, Gato.

Quinøff dijo...

Disfrútalo, querido Julio, te aseguro que es un buen descubrimiento! Un abrazo

q u i n ø f f dijo...

Enlace repuesto.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo Ir arriba