domingo, 27 de diciembre de 2009

PUERI CONCINITE

Kinkade
La canción de Navidad por excelencia es Stille Nacht, de eso no me cabe duda. Pero no es una joya solitaria. Antes de su aparición los países germanos en especial, y el resto de Europa en general, habían creado nutridos repertorios para celebrar el nacimiento de Cristo. Y lo mismo siguió ocurriendo después de que el organista Franz Gruber hubiera dado forma sonora al texto del Padre Joseph Mohr. Hay, pues, mucha, muchísima música creada para estas fechas.

A mí, sin embargo, otra canción de Navidad me ilumina también el corazón. Funciona para mí como un complemento de la sencillez grandiosa del Stille Nacht. Como ésta, es una canción austríaca; pero en vez de las montañas, nació en la ciudad, Viena, y fue creada por un gran músico que hoy sólo aparece en las notas de pie de página, cuando merecería ser recordado por al menos dos valiosísimas aportaciones a la historia de la música: fue quien primero se convenció del genio del gran Anton Bruckner, lo llevó a Viena, le abrió las puertas del Conservatorio y se convirtió en su más firme defensor; además, fue quien descubrió la olvidada Sinfonía Inconclusa de Schubert y, nuevamente convencido de la genialidad de la obra, se apresuró en hacerla oír ante el mundo por primera vez.

Hoy les dejo aquí “Pueri, concinite” (Un niño ha nacido), subtitulado como “Cantus Pastoralis”, de Johann Franz Ritter von Herbeck (1831–1877).

¡Disfruten esta maravillosa composición, que vibra como pocas con el espíritu de Navidad: cuando se reconcilia lo grandioso con lo pequeño, lo infinito con lo precario, cuando el júbilo dimana paz y la paz engendra esperanza!

¡Feliz Navidad a todos!

Herbeck

3 comentarios:

Adriana Alba dijo...

Quinoff, gracias por tu visita, el video que has elegido es "Divino", en su más amplio sentido de la palabra!!!!

Felicidades, un Abrazo muy fuerte desde Argentina, tu amiga a la distancia.

adri

leiter dijo...

Bellísimo.

Yo tampoco entiendo lo de las cataratas.

Un abrazo

Elgatosierra dijo...

Sobre la figura de Jesús de Nazaret en general y sobre el lugar y fecha de su nacimiento en particular queda mucho por dilucidar desde la perspectiva histórica. Parece ser que ni nació en Belén, ni en el año uno, ni el veinticinco de diciembre, en definitiva no hemos dado una en el clavo. Y su iglesia no parece estar muy preocupada por solucionar la cuestión precisamente.
Bonita canción y bella interpretación.
No tengo ni idea de qué va el simbolismo de las cascadas.
Elgatosierra

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo Ir arriba