lunes, 7 de diciembre de 2009

MUSICA de la ANTIGUA VIENA


El Cuarteto Schrammel hacia 1884


Dice un refrán que “el estilo es el hombre”. A veces esto vale también para una tradición, es decir, cuando un estilo personal es adoptado por una comunidad.

Cuarteto SchrammelNo habrán pensado en esto dos hermanos vieneses, Johann y Josef Schrammel (1850-1892/5) el día que decidieron interpretar el repertorio popular de su tiempo en compañía de un guitarrista y un clarinetista; pero su estilo particular acabaría identificando musicalmente a toda una ciudad. Así nació el “Schrammeln”, la música popular típicamente vienesa. Los cuatro amigos eran todos ellos músicos excepcionales, y ese alto estándar les granjeó una fama rápida, ganándose el favor de la mismísima corte imperial, amén de grandes figuras musicales de su tiempo como Brahms, Wagner o Johann Strauss hijo.

El Schrammeln, estilo popular en ámbito urbano (algo así como el tango porteño o el bal-musette parisino) fue capaz de aunar la espontaneidad de la inspiración folclórica con la jerarquía instrumental de excelentes músicos, logrando una repercusión que hoy llamaríamos “transversal”. Música de tabernas, plazas y salones palaciegos, se convirtió en la atmósfera sonora de la capital austrohúngara, con inflexiones, armonías y acentos completamente propios.

Alois Strohmayer: ‘Alsergründler-Walzer’, (frag.)

Con el paso del tiempo, el clarinete en Sol (llamado a veces piccolo) fue reemplazado por el acordeón, y el estilo original devino en sentimental y caprichoso. Reaccionando contra lo anterior, el cuarteto vienés THALIA ha recuperado en nuestros días la formación original de los Schrammel y el cuidado en la interpretación de esta música. Suenan espectacular. Y llevan más de 20 años juntos.

  • Gocen ustedes este repertorio y la esplendidez artística de los cuatro miembros del Thalia-Schrammeln, AQUÍ.

    Ojo con el libreto, es una buena fuente de información.

1 comentario:

Elgatosierra dijo...

Programa para las cuatro estaciones del año en Viena:
Tarde de primavera: Una cerveza con las amigas y los amigos en cualquier de las grandes cervecerías – Orquesta de Wiener Schrammelmussic con bailes populares y tradicionales a discreción
Noche de verano: Una copa de vino blanco seco del Danubio muy frío en cualquier de los quioscos de Prater – Rincón con conjunto de cámara de Wiener Schrammelmussic
Noche de otoño: Una copita de aguardiente de guindas con la pareja el alguno de los cafetines de las afueras - Rincón con conjunto de cámara de Wiener Schrammelmussic
Tarde invierno: Chocolate líquido bien caliente en cualquiera de las bombonerías del centro – Pianista de Wiener Schrammelmussic
Cualquiera que haya paseado alguna vez por Viena sabe que ésta es la música de que se alimentan todos los días sus gentes y sus calles.
Salud, paz y sonrisas para Quinoff y el Thalia-Schrammeln.
Elgatosierra

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo Ir arriba