sábado, 12 de septiembre de 2009


BEETHOVEN (I)
Variaciones sobre una Marcha de Dressler & Sonatas ‘Kurfürstensonaten’

por Elgatosierra


¡Estáis todos locos!” ~ Beethoven, entre
carcajadas, después de haber dejado
absolutamente anonadados a sus amigos
con una improvisación al piano.


  • PRIMERA PARTE (de dos)

Aquí empieza esta serie de ensayos dedicados a nuestro GIGANTE. Corren los años 1793-1795, y es el principio de su carrera oficial como compositor. Estamos al comienzo de la Edad Contemporánea, caracterizada en Europa por la aceleración de los procesos económicos y el desarrollo científico y tecnológico.

Nos hallamos en plena Ilustración, en la que el ser humano alcanza su independencia y mayoría de edad con la ayuda de su entendimiento y su capacidad para el juicio crítico (KANT).


La Ilustración lleva a la ruptura con el antiguo orden y a un nuevo concepto de la dignidad, libertad y felicidad del individuo. Así encontramos, por ejemplo:
  • la declaración de los derechos humanos (EEUU, 1776 ss.);
  • la ruptura con la vieja sociedad estamental en la Revolución Francesa (1789);
  • la abolición de la esclavitud, el llamamiento a la tolerancia religiosa, la secularización de la sociedad...

Por su parte Alemania, que aún no es Alemania, se encuentra al final del Sacro Imperio Romano Germánico. Desde 1740 en adelante, el dualismo entre la monarquía Habsburgo de Austria y el Reino de Prusia dominó la historia alemana. En 1806, el Imperio fue invadido y disuelto como consecuencia de las Guerras napoleónicas.

Bonn desde el siglo XIII hasta fines del XVIII perteneció al territorio de los príncipes-arzobispos electores de Colonia, que establecieron allí su residencia. En el siglo XIX, luego de la derrota de Napoleón, la ciudad pasó a pertenecer al reino de Prusia.

En el ámbito de la música estamos en el CLASICISMO PLENO (1780-1800), caracterizado por la perfección de la forma, el profundo contenido humanista y el ideal de belleza. CLÁSICO significa, en general, lo ejemplar, verdadero, bello, lleno de proporción y armonía, además de sencillo y comprensible. Mozart había compuesto el Réquiem y La flauta mágica en 1791 poco antes de morir, Haydn los 3 Cuartetos de cuerda, Op. 71 y los 3 Cuartetos de cuerda “Apponyi”, Op. 74, las 12 Sinfonías “Londres”, n.º 93-104, y el Trío con piano n.º 25, en Sol mayor, Hob. XV: 25.

Sobre el BEETHOVEN de Bonn, que abarcaría toda su infancia y adolescencia, se sabe muy poco. Parece ser que su padre quiso hacer de ÉL otro niño prodigio, como MOZART, y casi nos lo desgracia. El padre de WOLFI, por suerte para todos, sabía bastante más de pedagogía musical que este empedernido borrachín.

Esta es la lista de los profesores de música de nuestro GIGANTE: Johann van Beethoven (su padre, piano y violín), Pfeifer (clave), Eeden (teoría, órgano y violín), Rovantini (violín y viola), MOZART (?, abril 1787), NEEFE (composición, bajo cifrado, clave y órgano), Förster (?), Haydn (composición), Schenk (contrapunto), Albrechtsberger (contrapunto) y Salieri (música vocal italiana). ¡La listita no está mal, verdad!

Christian Gottlob NEEFE llegó a Bonn en 1779, como director musical de una compañía de teatro que el Arzobispo y Elector de Colonia Maximilian Friedrich tuvo el buen gusto de incorporar a su amplio tinglado artístico. Más adelante le nombró organista de la Corte. En aquellos tiempos los aristócratas acaudalados ejercían de mecenas de los artistas más importantes.

NEEFE fue el primero en darse cuenta de la valía de BEETHOVEN, y un verdadero educador, un MAESTRO con mayúsculas, sabiendo sacar y hacer brillar los mejor que su alumno llevaba dentro, limando sus asperezas y animándolo continuamente. Y un detalle curioso, NEEFE poseía una copia manuscrita del Clave bien temperado de BACH que nuestro GIGANTE aprendió a tocar de memoria rápidamente, y que estuvo interpretando a placer durante toda su vida.

Y aquí están sus fuentes fundamentales: sobre todo MOZART (sus 10 últimos conciertos para piano, sus 6 últimas sinfonías, Las bodas de Fígaro, Don Juan y La flauta mágica [supongo que ya se imaginan ustedes lo que se me está pasando ahora mismo por la cabeza]) y Haydn; luego GLUCK y Cherubini; y por fin Clementi y Dušek. Carl Philip Emmanuel Bach, Dittersdorf, Händel y JOHANN SEBASTIAN BACH están presentes de forma muy difuminada.

Nuestro GIGANTE acababa de llegar a Viena, ciudad de la música por antonomasia en aquella época, y que tiene unos doscientos mil habitantes, y se está instalando, a la vez que intenta hacerse un hueco entre en enjambre de pianistas que pueblan los palacios de la corte y la aristocracia. La música de MOZART ha sido prácticamente olvidada (así de crueles son los habitantes de esta bonita ciudad), y están de moda Haydn y Salieri.


Y ahora a lo que vamos. Lo primero que quisiera hacer es recordar que habíamos planteado un recorrido cronológico por las obras fundamentales de BEETHOVEN, y quiero puntualizar que este periplo diacrónico no coincidirá con una sucesión rigurosa de los números de opus de sus composiciones, pues ÉL mismo no los respetó. A veces iremos en este sentido hacia adelante y otras hacia atrás, pero siempre progresaremos respetando las fechas de composición.

Quisiera que me excusen la obra que elegí como principal en esta ocasión.

Muy bien podría haber escogido cualquier otra: quizá las Nueve Variaciones para piano sobre una marcha de Dressler, en do menor, WoO 63 [1782] [abajo os las dejo para ir calentando motores]; quizá alguna de sus primerísimas sonatas o sonatinas para piano (las 3 Sonatas ‘Kurfürstensonaten’, WoO 47 [?1783] [también os las dejo abajo para seguir calentando motores]); quizá alguna de las primeras cantatas (la Cantata en la muerte del Emperador José II, WoO 87 [1790], o la Cantata en el ascenso al trono del Emperador Leopoldo II, WoO 88 [1790]); quizá la Sonata para piano, en fa mayor, WoO 50 [antes de 1793]); o cualquier otra. Pero he decidido que sea la Sonata para Piano n° 1 en Fa menor. Perdón, ya saben ustedes que sólo soy un gato ignorante e imprudente...

El niño Beethoven ha venido para presentarse en persona, y para regalaros: la maravillosa versión de Mikhail Pletnev de sus NUEVE VARIACIONES piano sobre una a Marcha de Dressler, WoO 63 (AQUÍ); y las 3 SONATAS ‘Kurfürstensonaten’, WoO 47 (AQUÍ) en la estupenda versión de Jörg Demus



(Continuará...)

7 comentarios:

mara dijo...

Gato misterioso...
Cuando estaba en lo mejor...¡corten!....continuará..
Muy buena elección, Gato.

PD: Gato, no te olvides que prometiste subir algo para niños. Supongo que Quinoff (el Niño) no se opondrá. Mira que conozco niños que están esperando que cumplas con tu promesa.

Arnoldo dijo...

Me encanta el encuadre histórico que le das, ¡Cuan importante es esto!, porque nos ayuda a situar las obras en su verdadero contexto, y así comprenderlas mejor.
Espero que continues por esta línea.
Arnoldo

Elgatosierra dijo...

Dra. Mara, nada de misterios. Me pasé tres pueblos en la extensión el ensayo, y, con el mejor criterio posible, tuvimos que dividir la faena en dos partes. La elección del dónde, hay que agradecérsela al gran QUINOFF. Me descubro públicamente ante su diseño gráfico y edición, que mejoró el tercio y quinto el escrito.
No se preocupe usted, no me olvido de lo de los niños, pero recomiendo a los susodichos paciencia, y tendrán su recompensa, diferida pero grande. Tiempo al tiempo. Y espero que ellos participen con su comentario cuando lleguen sus momentos.
Amigo Arnoldo, le agradezco mucho sus cumplidos, y espero que cuando note que no “continuamos por esta línea” nos ayude a rectificar inmediatamente. Y no olvide que admito colaboraciones. Esto lo hacemos entre todos.
Salud, paz y una sonrisa por favor.
Elgatosierra

Arnoldo dijo...

Estimado Gato, con gran beneplácito he comprobado su voluntad en recibir y considerar sugerencias que pudieran servir para "rectificar" algún rumbo, yo le agradezco la deferencia pero confío en su gran capacidad, de todas maneras, si lo solicita, estoy a sus órdenes, de paso vuelvo a felicitarlo por el blog.
Arnoldo, Pcia. Entre Rios, Argentina.

Elgatosierra dijo...

Querido amigo Arnoldo, sigo esperando sus sugerencias, e incluso sus colaboraciones, pero debo aclararle que el blog no es mío, sino del amigo QUINOFF, que estoy seguro que espera, como yo, sus ayudas y contribuciones.
Aquí nadie sobra y todos somos necesarios.
Como dijo una vez nuestro árbitro de la elegancia, el amigo Ernesto, aquí nos ayudamos y nos educamos unos a otros. ¿Puede haber algo más hermoso que esto?
Yo no lo conozco. Si hay alguien que conoce otra cosa, por favor que lo diga.
Y ahora que me entero que es usted argentino, y aprovechando que no nos escucha nadie, le diré que tengo una cuenta pendiente con una música de ustedes muy especial, que desde hace años llevo muy dentro del corazón, el TANGO. Quizá cuando sea mayor intente hacer algo al respecto.
Elgatosierra

Ernesto Nosthas dijo...

Acusioso Felino Musical

Yo creo que ese termino ya te quedo patentado...muchas gracias...tus cronicas como siempre exactas y con un fuerte dejo ilustrativo. Es un placer que nos estas dando conocer de la mano de la historia, la evolucion de este gigante.

Notable es el hecho que destacas, yo no lo conocia, que haya tenido acceso a traves de sus maestros del Clave bien temperado de Bach desde joven. Eso marca y estampa, y con un genio tan fertil, definivamente encumbra. Es un detalle que en si solo merece especial atencion.

Recomiendo que paralelamente vamos descubriendo de la mano del gato la vida del maestro a traves de su obra, visitemos u obtengamos un librito recien publicado que esta facinante...LA IMAGEN CAMBIANTE DE BEETHOVEN de Alessandra Comini, el cual esta en ingles por el momento. Se pueden accesar a porciones significativas del libro en http://books.google.com/books?id=hYBAFG01FOsC&pg=PA457&lpg=PA457&dq=jove+beethoven&source=bl&ots=smoEKoZMGp&sig=bJ24fYTL4s9ab6MH3b4UJhami5s&hl=en&ei=EpuvSpv9FIyllAe95tneBg&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=5#v=onepage&q=jove%20beethoven&f=true

Gracias Gato...un abrazo y gracias por el honor de compartir pluma contigo en BACH....y gracias por los comentarios de Mara y Arnoldo.

mara dijo...

Arnoldo,
Gusto de conocerte.
Veo que ya se han presentado El Gato, quien te ha impresionado con su sabiduría musical (una de las tantas que posee); Ernesto (El Arbitro de la elegancia, ¿has visto alguna foto de Ernesto?)y el entrañable Quinoff que hace posible, como anfitrión, estos encuentros.
Me dicen Mara, vivo en Buenos Aires y mi especialidad es romper los protocolos, cualidad que me ha traído más de un dolor de cabeza.
Arnoldo ¡bienvenido!.
un abrazo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo Ir arriba