lunes, 10 de enero de 2011

[prosa] JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

Platero y yo


(fragmento)


III ~ JUEGOS AL ANOCHECER


Cuando, en el crepúsculo del pueblo, Platero y yo entramos, aterrados, por la oscuridad morada de la calleja miserable que da al río seco, los niños pobres juegan a asustarse, fingiéndose mendigos. Uno se echa un saco a la cabeza, otro dice que no ve, otro se hace el cojo...

Después, en ese brusco cambiar de la infancia, como llevan unos zapatos y un vestido, y como sus madres, ellas sabrán cómo, les han dado algo de comer, se creen unos príncipes:

Mi padre tié’ un reló ’e plata.

—Y er mío, un cabayo.

—Y er mío, una ejcopeta
.

Reloj que levantará a la madrugada, escopeta que no matará el hambre, caballo que llevará a la miseria...

El corro, luego. Entre tanta negrura, una niña forastera, que habla de otro modo, la sobrina del Pájaro Verde, con voz débil, hilo de cristal acuoso en la sombra, canta entonadamente, cual una princesa:
Yo soy laaa viudiiitaa
del Condeee de Oréé...

...¡Sí, sí! ¡Cantad, soñad, niños pobres! Pronto, al amanecer vuestra adolescencia, la primavera os asustará, como un mendigo, enmascarada de invierno.

—Vamos Platero...

Juan Ramón Jiménez

2 comentarios:

Monomakhos dijo...

"¡Isla de gracia, de frescura y de dicha, edad de oro de los niños; siempre te halle yo en mi vida, mar de duelo, y que tu brisa me dé su lira, alta y, a veces, sin sentido, igual que el trino de la alondra en el sol blanco del amanecer!".

Gracias por compartir.

Quinøff dijo...

Qué bonita cita elegiste, Monomakhos, gracias por a ti por compartirla!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo Ir arriba