viernes, 29 de abril de 2011

FURTWÄNGLER / Grabaciones tempranas




Hoy les traigo nuevamente a Wilhelm Furtwängler, la más grande batuta alemana del siglo XX. Y eso ya es decir...

En la historia del disco, estamos aquí en la época de las tomas sonoras en pleno desarrollo, cuando el ruido acústico contaminaba inevitablemente las grabaciones. Pero, oh paradojas, ese mismo defecto comunica no sé qué sabor, no sé qué encanto a esas antiguas grabaciones, de técnica rústica pero arte a veces insuperado. Es el caso de este disco, cuya “médula” la constituye la Quinta Sinfonía de Beethoven en la primera versión grabada por el maestro alemán, el año 1926. Aquí aparece por primera vez en versión integral; si no lo hizo antes fue por culpa de unos minutos perdidos en el Tercer Movimiento, lugar donde se producía la transición entre una y otra cara del disco. Al parecer ni el director ni el ingeniero a cargo supieron encontrar el punto exacto. Ese tiempo perdido (pista 4, 3:34 a 3:37 min.) fue sustituido ingeniosamente por Mark Ober-Thorn con la siguiente versión grabada por Furtwängler y la misma orquesta en 1937, como él mismo lo comenta en las notas.

Acompañan esta sinfonías otras obras: la poderosa obertura Egmont, del mismo Beethoven; la obertura Der Freischütz, de Von Weber, donde Furt juega con los tempos y la improvisación sin quitar nobleza a las grandes líneas; y dos oberturas de Rossini, interpretadas con oficio pero sin tanta comodidad.

Un abrazo a todos/as, y aquí les dejo este precioso disco histórico:

D E S C A R G A

MP3 VBR | scans | 8 tracks | RAR 110,8 MB

5 comentarios:

Julio Salvador dijo...

Querido Quinoff, un disco precioso. Magnífica y evocadora época, sí señor. Da gusto escuchar esa preciosa sinfonía. Un abrazo.

Quinøff dijo...

Julio, Dr., un gusto saber que esta magia del "tiempo perdido" te haya alegrado la tarde! Tú lo dices, es una versión preciosa de la Quinta. Incluso a través del ruido y de los años puede distinguirse el arte de las transiciones y el sólido bajo que distinguieron el trabajo del gran Furtwängler.

Un abrazo!

electroloco dijo...

Dice Ud. "Wilhelm Furtwängler, la más grande batuta alemana del siglo XX." con esta afirmación podría inferirse que puede existir una batuta japonesa o turca o africana comparable a Furtwängler. Lamentablemente no ha existido ni existe hasta este momento ninguno que pueda compararse a él.

q u i n ø f f dijo...

Pero admitiremos que Toscanini es "la más grande batuta italiana de todo el siglo XX", por ejemplo. Soy devoto manifiesto de Furt. La frase es intencional para situarlo a la cabeza de la extraordinaria floración alemana de colegas directores, empezando por Karajan. Siguiendo con la K, hay otro par de genios: Knappertsbusch y Klemperer. Ah, y están los Kleiber. El mismo Furt consideraba un igual suyo (no obstante las diferencias) a Carl Schuricht. La lista es larga, pero siempre Furtwängler se sitúa en la cima. En términos de interpretación personalísima y a la vez trascendente, creo que sólo Celibidache admite cercanía.

q u i n ø f f dijo...

Enlace repuesto.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo Ir arriba