martes, 30 de julio de 2013

{prosa} SÁBATO

SábatoLa Resistencia


(fragmento)

El sentimiento de orfandad tan presente en este tiempo se debe a la caída de los valores compartidos y sagrados. Si los valores son relativos, y uno adhiere a ellos como a las reglamentaciones de un club deportivo, ¿cómo podrán salvarnos ante la desgracia o el infortunio? Así es como resultan tantas personas desesperadas y al borde del suicidio. Por eso la soledad se vuelve tan terrible y agobiante. En ciudades monstruosas como Buenos Aires hay millones de seres angustiados. Las plazas están llenas de hombres solitarios y, lo que es más triste aún, de jóvenes abatidos que, a menudo, se juntan a tomar alcohol o a drogarse, pensando que la vida carece de sentido, hasta que, finalmente, se dicen con horror que no hay absoluto. Recuerdo la soledad del campo, ¡tan distinta! Era esa soledad de la llanura infinita que le confería al hombre una tendencia natural a la religiosidad y a la metafísica. No es una casualidad que las tres grandes religiones de Occidente hayan nacido en la soledad del desierto, en esa especie de metáfora de la nada en la que el infinito se conjuga con la finitud del hombre. Nuestras modernas maneras de pensamiento creen que aquéllos eran pueblos atrasados, siendo que para ellos la verdad era un descubrimiento, algo frente a lo cual cabía el asombro. En la modernidad, el hombre ha buscado en sus construcciones lógicas la respuesta a las grandes incógnitas, creyendo, así, que al hacerlo era muy superior a quienes aguardaban la Providencia. Pero hoy en día, tantos golpes ha recibido el orgulloso intelecto humano, que estamos condiciones de abrir los ojos a creencias impensables hace unos años.

Ernesto Sábato

1 comentario:

Laura Schwartz dijo...

Sorpresa con Don Ernesto Sábato. Mira Joaquín, mi generación leyó toda la obra de Sábato. Sabes? que me resulta muy difícil comentar el fragmento que elegiste. Fragmento que condensa un Sábato en toda su expresión, idealista, humanista, universal, de una ternura insospechada. Y lo más notable es que comienza y termina este escrito haciendo referencia al valor sagrado de la verdad, que no es ni más ni menos que el valor compartido.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo Ir arriba