miércoles, 2 de febrero de 2011

“VIVALDIANDO” con BACH



K. Geiringer ha observado que es más fácil interpretar a Bach que a cualquier otro organista de su tiempo; pero en cambio, el partido que Bach es capaz de obtener resulta incomparablemente superior al de cualquier otro. [...] la cualidad más admirable es que no abusa de la dificultad buscada, de la frase postiza de adorno [...]; si algún problema puede plantear su música, deriva de la propia naturaleza de la obra, nunca del afán por complicarla o por suscitar la admiración del oyente. No buscó el lucimiento sino la perfección. Bach fue así el mejor organista de su tiempo, pero fue, por encima de esto, el mejor compositor para órgano de todos los tiempos.”

José Luis Comellas

Hace un tiempo comenzamos a compartir aquí tres conciertos para órgano solo escritos por Bach a partir de obras de Vivaldi. La música luminosa de este autor italiano fue muy apreciada por el gran compositor alemán, quien la “tradujo” a las enormes posibilidades de su instrumento personal, el órgano. El concierto que hoy comparto con ustedes es el tercero, tomado del Concierto para dos violines, violonchelo y cuerdas Op. 3 nº 11, de la colección l’Estro Armonico. Escrito en la tonalidad de Re menor, el índice de obras de Bach le asigna el número 596, aunque algunos quieren atribuir este concierto a Wilhelm Friedemann, el dotado segundo hijo del compositor.

Como sea, la obra consta de cuatro movimientos: un Allegro inicial caracterizado por un juego de registros variado y original, seguido por un Grave que es una fuga a cuatro partes; el tercer movimiento, Largo e spiccato, es una hermosa siciliana de compás ternario; finalmente un Allegro cierra la pieza con un inspirado juego de timbres.

¡Disfrútenlo!






Fragmento del primer movimiento del
Concierto BWV 596

D E S C A R G A

MP3 CBR 320 kbps | 4 Tracks | RAR 27,4 MB


No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo Ir arriba