sábado, 16 de enero de 2010

FURTWÄNGLER en GIRA: MOZART / BRAHMS



Para ElGatosierra y Leiter,
furtwänglerianos conocidos


Volvemos a nuestra “Etiqueta Furtwängler”. Este año abriremos fuego con un registro en vivo del genial director y “su esposa”, la Filarmónica de Berlín, como la calificaba él mismo para diferenciar su relación con la de Viena, “su amante”. (Supongo que a la auténtica esposa de Furt no le hacía tanta gracia ese derroche de ingenio...)

El año 1949 la mejor agrupación musical de Alemania y su director emprendieron una gira por el interior del país. Este disco recoge su presentación en Wiesbaden el 10 de junio de ese año. Faltan los Preludios de “Palestrina” (Pfitzner) que abrieron aquella velada, y pasamos directamente a la segunda parte, la celebérrima Sinfonía 40 en Sol menor de Mozart, en una interpretación que suena tal vez anticuada pero intensamente expresiva. Eso sí, su énfasis es más alemán que austríaco, vale decir, más evocador del Beethoven estilizado por Wagner que de la aristocrática levedad de Wolfgang Amadeus.

Brahms, Cuarta Sinfonía: Final del Primer Movimiento (Furtwängler, OFB, 1949)

Al fin, la guinda de la torta: la Cuarta Sinfonía de Brahms, en una interpretación gloriosa que revela todo un mundo de matices desde la primera nota, esa que permanece en suspenso durante un instante mínimo, hasta el accelerando de la coda en el último movimiento. Como siempre, Furtwängler se recrea con libertad en los matices expresivos y en su personalísimo uso de la pausa, sin mencionar el instinto maestro para las transiciones y esa capacidad hechicera para acumular y descargar tensión.

Vale la pena recordar que el manuscrito de la Sinfonía 40 fue propiedad de Johannes Brahms, quien lo conservó con amoroso cuidado en su biblioteca personal hasta el fin de su vida. Hay, pues, un vínculo con el Barbudo que recorre este disco entero. Además, como este año llegarán al blog las sinfonías de “Hannes”, plantamos ahora la primera piedra —preciosa, por cierto—... AQUÍ.

wma | 320 kBit/s | scans

8 comentarios:

Arnoldo dijo...

¡Buenísimo lo de Furt!, cuanto me alegro que hayas podido retomar la serie, yo poseo la versión de la 40 de Mozart con Furt pero a través de la Filarmonica de Viena, entonces esta con la de Berlín viene a las mil maravillas, nunca termino de asombrarme ante la concepción musical que poseía nuestro genial director. ¡Y pensar que todabía hay personas allegadas a la musica que lo relacionan con Karajan! cuando en realidad solo existe un abismo entre ellos.
Arnoldo de Argentina

Quinøff dijo...

Arnoldo, un gran saludo. Furtwängler es una permanente sorpresa, y estos registros de 1949 me parecen menos conocidos al haber sido hechos durante una gira. Me alegro haberte aportado "una belleza nueva".

leiter dijo...

Uffff ¡Qué entradón!

Lo que má me ha gustado de la versión son los tránsitos, trascendentes del todo.

Un lujo, Joaquín.

Estoy totalmente abierto a esta serie.

Mozart... Yo albergo muchas dudas. Muchas. O nos vamos a un lado o a otro, pero creo que Furt lo "clava" (Me refiero a dudas sobre otras versiones)

Mozart es mi compositor. Punto. Karajan lo bordó con la Orchestra Philharmonia... Es sólo mi opinión

Pero hablemos de Furt. ¿No os parece una vesión demasiado romántica para los tiempos que corren? Ojo, que no es una crítica hacia Furt (Dios me libre)

Voy a empaparme de todo lo que se escriba en esta entrada.

Un abrazo

leiter dijo...

Perdona, Joaquín, que se me había olvidado:

En la versión de Brahms, observo una genialidad en el último acorde: ¡Qué manía tienen los directores de elevar la intensidad sonora del mismo!

Furt hace el milagro: Deja que la tensión se desborde y equilibra con ese acorde final. ¡Prodigioso!

No sé si me estoy explicando bien. Escribo bajo los síntomas de la emoción que me ha producido.

Quinøff dijo...

Así es, Leiter, ese Mozart está habitado por un romanticismo de otra época, que ya no condice con nuestro Mozart (el que se estila hoy, históricamente informado y sin eludir cierta ligereza que antes era mal vista). Lo de anticuada lo puse pensando en esa diferencia estilística. Furt sale adelante muy bien con esa sinfonía, aunque el minueto es tan enérgico que habría que bailarlo con bototos!

En cuanto a Brahms... el primer movimiento de la Cuarta es una especial maravilla. Normalmente evalúo a los directores por el final de ese movimiento (entre otras cosas, claro). Furt destruye a la competencia cuando ralentiza los golpes del timbal, retiene la pausa y luego hace caer el acorde sin demasiada virulencia... maestro!

A ver qué te parece la Passacaglia final. Llega a extremos violentos perfectamente graduados para realzar la expresión.

Elgatosierra dijo...

Como os podéis suponer aquí estoy de rodillas desde el sábado al medio día, y me parece que no me voy a levantar en mucho tiempo.
En primer lugar quiero agradecer al amigo QUINØFF la dedicatoria, y seguidamente quiero saludar muy cordialmente al amigo LEITER. ¡Con quien podría compartir mejor tanto honor!
¡Furt, Furt, Furt! Siempre Furtwängler, o ‘Guillermo El Travieso’, como a mí me gusta llamarle, al que obligatoriamente tenemos que volver de forma recurrente, para nuestro bien y para nuestro mal, pero siempre para disfrutar y aprender algo más.
Muy posiblemente este Mozart sea demasiado anticuado y romántico, pero qué versión, plagada de detalles y chispazos que le dan una vida especial. Siempre arriesgado pero siempre vivo, y al final convincente.
Y el Brahms matizado de forma expresionista, a grandes trazos, con espátula en vez de con pincel fino, a golpe de pasta espesa. Siempre expectante y sorprendente, nos asombra con sus genialidades y sus detalles magistrales.
Para los que quieran recorrer el transito desde estas antiguas versiones hasta las más modernas, yo les recomendaría en ambos compositores, no creo en las casualidades, a Bruno Walter con la Sinfónica de Columbia (SONY), George Szell con la Orquesta de Cleveland (SONY), Leonard Bernstein con la Filarmónica de Berlín (DG) y Charles Mackerras con la Orquesta de Cámara de Praga para Mozart y con la Orquesta de Cámara Escocesa para Brahms (TELARC). Con esto no creo que nadie pueda sentirse defraudado.
Y hablando de piedras, señalaré en mi memoria este sábado 16 de enero de 2010 con una blanca bien grande, por este primer gran post para FURTWÄNGLER.
Amigo Arnoldo, se te saluda muy cordialmente.
Salud, paz, sonrisas y cordiales saludos.
Elgatosierra

diletanti dijo...

If you share and let downloading, could you please explain how to do that.
Thanks.

quinoff dijo...

diletanti, at the end of the text, pay attention to the word "AQUÍ" and click on it.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo Ir arriba