sábado, 6 de octubre de 2012

BRAHMS + DVORÁK: Conciertos para violín / Oistraj, Kondrashin



Iniciamos Octubre con un registro particularmente querido para quien les escribe. Un tesoro del Este, tomado de los archivos del sello ruso “Melodiya”. David Óistraj, figura principal entre los grandes músicos del siglo pasado, referencia ineludible para los violinistas, interpreta a Johannes Brahms y Antonín Dvorák junto al director Kyril Kondrashin, con quien tuvo siempre gran afinidad arriba y abajo del escenario.

El barbudo Johannes es francamente uno de mis músicos favoritos, como habrán notado quienes frecuentan esta página; y lo mismo ocurre con el gran Dvořák (pronunciar Bórllak o Bórshak). Si aludí antes a la cercanía existente entre los intérpretes de ambos conciertos para violín, dígase algo parecido de sus compositores. El áspero alemán de Hamburgo reconoció y alentó el genio del modesto creador checo, poniendo a su disposición los recursos con que contaba en Viena; muchas veces elogió la riqueza inventiva de Dvořák. Este último, no obstante, y sin dejar de manifestar siempre su gratitud, fue cauteloso en sus relaciones con Brahms para evitar que la fuerte personalidad de su mecenas pudiera determinar de algún modo su propia independencia creativa.

Los conciertos para violín y orquesta de ambos músicos tienen diferencias y similitudes; en ambos, y sobre todo en Dvořák, existe la presencia de melodías folklóricas del ámbito del Danubio y los Balcanes, no necesariamente como copias directas pero sí como elaboraciones nacidas del conocimiento personal de estas fuentes. Pero el concierto de Brahms se aproxima al modelo beethoveniano, tanto en la tonalidad (Re mayor) como en las proporciones sinfónicas del primer movimiento, el cantable lirismo del segundo y la jovialidad ágil del tercero. Por cierto que en esta obra, el “conservador” Johannes rompe con las convenciones e integra al solista en el discurso musical, evitando el alarde fácil y llevándolo a situaciones tan insólitas como la irrupción en modo menor con que el violín aparece por primera vez, o la larga espera que debe cumplir en el segundo movimiento mientras el oboe canta la melodía principal de esa sección. Esta originalidad le significó al concierto una recepción muy dividida, incluso entre los habituales adalides del compositor.

Por su parte, el concierto de Dvořák fue mucho más estimado por los virtuosos por su planteamiento más tradicional y, claro está, por la habitual floración de melodías que distingue al maestro checo. De este último se ha dicho que es autor de un buen concierto de piano, un gran concierto de violín y un genial concierto de violonchelo. Creemos que esa distinción es cierta. ¡A disfrutar!
...aquí
mp3 VBR ~ 224kbps | 6 tracks | .rar 123 MB | scans | letitbit

  • JOHANNES BRAHMS:
    Concierto para violín y orquesta en Re mayor, op.77
  • ANTONÍN DVORÁK:
    Concierto para violín y orquesta en La menor, op.53
  • DAVID OISTRAJ, violín

    Gran Orquesta Sinfónica de la Radio de la URSS [1] / Sinfónica de la URSS [2]

    KIRIL KONDRASHIN, director

    ~ registros de 1952 [1] y 1949 [2] ~

5 comentarios:

Julio Salvador Belda Vaguer dijo...

Precioso regalo amigo Quinof a desfrutarlo que vamos.

Venecia dijo...

Gracias, generoso Quinoff!!

quinoff dijo...

A celebrar con el arte del gran Óistraj, amigos! Sobre la grabación, este concierto fue una pieza muy frecuentada por el violinista ruso, que incluso la dirigió en su faceta como director (con su hijo Ígor en el rol solista). Entre las varias grabaciones que dejó, aquí es quizá donde mejor exhibe sus cualidades técnicas, si bien que el sonido no es el mejor y la ubicación del micrófono es más cercana de lo aconsejable. Kondrashin demuestra su calidad sobresaliente en su compenetrada lectura de estos clásicos.

quinoff dijo...

Enlace reparado!

Claudia Ochoa Altamirano dijo...

Se cayó el enlace!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo Ir arriba