miércoles, 30 de agosto de 2017

La Alondra, canción de Glinka en transcripción pianística de Balákirev

Cuando decía Bécquer “Poesía eres tú”, hablaba anticipadamente de Olga Scheps tocando una pieza rusa llamada “La Alondra”, de Glinka/Balákirev, que es pura poesía musical. Requiere gran técnica para lidiar con sus recursos, como esas melodías arropadas en arpegios, trinos, escalas, etc. Pero la técnica tiene que disimularse en —insisto— poesía del sonido. La joven pianista ofrece una muestra ejemplar al respecto. Incluso sus movimientos corporales persiguen un determinado efecto sonoro en el teclado. Porque el piano no se toca sólo con los dedos sino manejando el cuerpo entero.

“La Alondra” en su versión original para voz y piano fue escrita en 1840 por Mijaíl Glinka (1804-1857). Ocupaba el décimo puesto en la colección de canciones “Adiós a San Petersburgo”. Mili Balákirev (1837-1910) era joven cuando conoció al maestro ruso (1855) pero lo admiró con ferviente sinceridad. Siendo un pianista formidable, Balákirev se animó con varias transcripciones al teclado de las obras de Glinka, entre las cuales esta pieza es la más recordada.

¡Disfruten!

2 comentarios:

Laura Schwartz dijo...

Gracias Quinoff por esta maravilla de Glinka !

q u i n ø f f dijo...

De nada Lauri!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo Ir arriba