viernes, 31 de julio de 2015

Enlaces repuestos

Actualizaciones de entradas (pocas) en el mes de julio. Como descubrirán si navegan por el blog, una parte de los artículos antiguos tiene enlaces caducos y eso lo voy reparando de a poco. Pero, si tienen interés en alguna reposición particular, háganmelo saber en los comentarios. ¡Saludos!

» FURTWÄNGLER Y LA NOVENA DE BEETHOVEN EN LUCERNA
Orquesta del Festival de Lucerna / Wilhelm Furtwängler / 1954

» CHAIKOVSKY Y SUS "12 ESTACIONES"
Orquesta Sinfónica de la URSS / Evgeny Svetlanov / 1975

» BEETHOVEN: SÉPTIMA SINFONÍA
Orquesta Estatal de Baviera / Carlos Kleiber / 1982

» BEETHOVEN: CUARTA SINFONÍA
Orquesta Filarmónica de Berlín / Wilhelm Furtwängler / 1943

» EL BLUES SINFÓNICO DE BILL RUSSO
Siegel-Schwall Band & San Francisco Symphony Orchestra / Seiji Ozawa

» MAHLER: SEGUNDA SINFONÍA en formato WMA ALTA RES
Filarmónica “Robert Schumann” de Chemnitz / Oleg Caetani / 1999

» JOHN DUNSTABLE, iniciador del Renacimiento en la música
The Hilliard Ensemble / Paul Hillier / 1984

martes, 28 de julio de 2015

El arte de escuchar



Es fácil pasar por alto que la música, sobre todo la clásica (en sus múltiples variedades) requiere tres ingredientes: el compositor, el intérprete... y el oyente. Escuchar obras maduradas por grandes creadores no puede ser un acto displicente, ni el auditor está para calentar sillas; tal como quien sigue la trama de una película se sumerge en la ficción para absorber los detalles, igualmente las grandes obras están ahí para iniciar un diálogo con nosotros, para ofrecernos belleza, claro que sí, pero no de las formas habituales. Cultivar un oído atento es también un arte.

Algo de eso aborda el maestro Daniel Barenboim en el siguiente video, ofreciendo algunos consejos y sobre todo reflexionando sobre cómo escuchar la música:

{poesía} T. S. ELIOT

eliot

Burnt Norton

(fragmento)

Las palabras se mueven, la música se mueve
Nada más en el tiempo; pero lo que sólo está vivo
Sólo puede morir. Termina el habla
Y vuelven al silencio las palabras.
Sólo mediante forma y estructura
Pueden llegar a la quietud la música o las palabras,
Como un inmóvil jarrón chino
Se mueve perpetuamente en su quietud.
No la inmovilidad del violín mientras la nota dura,
No sólo eso sino la coexistencia,
O digamos que el fin precede al comienzo
Y que el fin y el comienzo estuvieron presentes
Antes del comienzo y después del fin.

Y todo es siempre ahora. Las palabras se esfuerzan,
Se resquebrajan, a veces se rompen bajo la carga
y la tensión,
Resbalan, se deslizan, perecen,
La imprecisión las deteriora, pierden su sitio,
pierden su fijeza. Voces agudas
Que regañan, se burlan o sólo parlotean
Las asaltan continuamente. La Palabra en el desierto
Es atacada sobre todo por voces de tentación,
La sombra que solloza en la danza fúnebre,
El sonoro lamento de la quimera desolada.



T. S. Eliot

viernes, 24 de julio de 2015

Cuando la música cambia las cosas...

La animación, sobre todo en cortometrajes, ha ido más lejos al abordar ciertas temáticas y despertar ciertas sensibilidades en comparación al cine — este último más preocupado de cortar tickets antes que cuestionar a la platea, aunque tampoco generalicemos.

El arte y fantasía que hay en el siguiente video, titulado “Cambio de Rumbo”, entremezclan temas delicados como la discriminación racial, las mentalidades que cultivan la rigidez para sentirse seguras, y el milagro de la música que puede llegar a trastocar para bien las cosas. (El barbero protagonista me recordó al padre de Amélie Poulain, sólo que esta vez el rayo de luz no vino de su hija sino de una trompeta encantada.) ¡Disfrútenlo!

sábado, 4 de julio de 2015

In Memoriam JAMES HORNER (1953-2015)

James Horner
El pasado mes de junio encontró a la Parca bastante activa. La música —en concreto el apartado de las bandas sonoras— perdió a una figura señera: el compositor, arreglista y director James Roy Horner (1953-1025), autor de verdaderos clásicos en una trayectoria que se hizo notar desde fines de la década de 1970 y que seguía plenamente vigente cuando la avioneta que pilotaba se vino abajo en el Bosque Nacional de Los Padres, California, EE.UU.

Todos recordamos su música. Quizá para la mayoría sea la de Titanic, o la de Corazón Valiente, o también Avatar, o quizás Jumanji, Willow, Apolo 13, La Máscara del Zorro... ¡son tantas las historias que habitaron dentro de sus partituras! En este brevísimo recuerdo he elegido otra producción, menos conocida, con espíritu de matiné pero llena de entretenimiento, personajes logrados, villanos memorables y la belleza de Jennifer Connely: me refiero a "The Rocketeer" (1991).

Para esta cinta basada en un cómic (algo tan de moda hoy por hoy), en la cual ocupan lugar central las persecuciones y la habilidad de volar, Horner escribió una maravillosa secuencia que merece figurar entre las más bellas que le debemos. Siempre me pareció extraordinaria la sugerencia que logra en ella de grandes espacios, de la velocidad, del vuelo, usando los instrumentos, las armonías y el ritmo con mano maestra (atención a los duetos de corno, los murmullos de la cuerda, el estupendo empleo de las cajas de percusión, el glockenspiel, el piano, etc.). Pueden oírla en el reproductor más abajo. ¡Hasta siempre, maestro Horner!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo Ir arriba